Cuidados de tu rostro en invierno

Las bajas temperaturas pueden afectarnos en muchos aspectos, sobretodo en la piel, que es la más expuesta a los cambios climáticos, siendo la zona más sensible a las bajas temperaturas nuestro rostro (mejillas y labios) y en segundo lugar el cuello, escote y manos. Es por ello que hay que tomar en cuenta ciertos consejos básicos o tips clave para que nuestra piel permanezca sana y así luzca fresca y radiante:

1.- Hidratación interna: ¡Fundamental!
Nos cuesta tomar más agua en invierno, pero no hay que olvidarlo. Nuestra piel recibe la hidratación desde el interior, no sólo a través de los productos que nos aplicamos a diario. Debemos beber al menos 1,5 litros de agua al día para mantener el equilibrio interno de agua. Y si haces deporte, debiera ser mayor la cantidad de agua al día.

2.- Hidratación externa: ¡Elegir la crema de día, contorno de ojos y crema de noche correctas es la clave!
Todas las pieles son diferentes (pieles secas, grasas y sensibles) y dentro  de cada tipo, hay diferentes edades y cuidados en los que nos tenemos que fijar. Para este caso, lo mejor es consultar con un profesional que pueda guiarnos adecuadamente y tener la constancia del uso de las cremas junto con la limpieza diaria del rostro (día y noche) antes de aplicarlas.

3.- Protección solar: ¡En invierno también debemos protegernos de los rayos UV!
A pesar del frío y los días nublados, la radiación solar en invierno sólo disminuye un 10%, por lo tanto el uso de protector solar de factor 30 o más es indispensable, ya que los daños producidos en la piel son acumulativos.

4.- Alimentación: ¡Consumir frutas y verduras!
Favorecer el consumo de alimentos ricos en vitamina C, carotenoides y antioxidantes para ayudar a eliminar los radicales libres que contaminan la piel y a protegerla de los rayos UV.

5.- Tratamientos:
El invierno es la época del año ideal para realizarse tratamientos faciales despigmentantes como los peelings químicos y mecánicos (microdermoabrasión o punta de diamantes), ya que al someter la piel a tratamientos algo más abrasivos, ésta necesita aún más del cuidado del sol.

Además no debes olvidar realizarte limpiezas profundas de rostro, para que nuestra piel respire y los productos que utilizamos puedan hacer su efecto de manera correcta.

¡Sigue estos tips básicos y notarás la diferencia!

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *